Saltar al contenido
ISRRAEL MOLINA

SOBRE MÍ

Emprender es un viaje de valientes. 

Requiere de mucho coraje y fuerza de voluntad. Creanlo o no, todos tenemos un emprendedor dentro. 

Este viaje es como ningún otro, y lo digo con propiedad. 

Durante años he tenido la oportunidad de trabajar  y compartir con emprendedores en muchos países, y es increíble cuando me cuentan sus historias, porque asegura que emprender no es un camino de línea recta, de hecho, todo lo contrario. 

Hay algo que quiero decir, y es que al emprendedor siempre se le ha vendido la cara bonita de la moneda. La estabilidad financiera, no tener un jefe al que responder, trabajar sólo en lo que te gusta. Pero cuando comienzas y te consigues con el otro lado… es cuando te detienes y piensas ¡wow!

Es ahí cuando repito: emprender es de valientes. 

Es un camino lleno de obstáculos, miedos, personas mal intencionadas y problemas que claramente bajan nuestra motivación y hacen que nos cuestionemos si seguir. Es ahí cuando hay que ser aguerridos y luchar con el coraje de espada, y la fuerza de voluntad de escudo. 

De escuchar tantas historias, hoy decido contarles la mía. 

Mi camino comienza con una graduación y muchos sueños. Soy Ingeniero en Informática, y decidí iniciarme en el mercado como consultor de negocios.

Cuando tomé esta decisión, comienzo a dar asesorías, y es allí cuando me doy cuenta de que podría hacer muchísimo más, así que me emociono, y comienzo a buscar especializaciones y certificaciones, y decidí tomar SAP. 

No les voy a decidir que fue fácil, muchas veces quise dejarlo y seguir dando únicamente asesorías. Mis colegas deben saber de lo que hablo. La certificaciones exigieron mucho de mí, me encontré con muchos obstáculos, pero seguí. No me rendí. 

Finalmente la terminé, y un par de meses después, fui contratado por una empresa que creyó en mi talento. Durante 6 años, estuve acompañando a empresas de países como Argentina, Colombia, Chile, México y Venezuela. 

Esta empresa, me abrió las puertas a conocer y desempeñarse en diferentes mercados, y a darme la posibilidad de establecer estrategias en diferentes contextos económicos. Adquirí muchísima experiencia. Así que decidí ir por más. 

Logre cerrar un negocio de asesorías en Chile, así que emigre, para acompañar a esta empresa. 

Pero el espíritu emprendedor no se alejó de mí. Si bien, me iba excelente con las asesorías de negocios y SAP. Seguía queriendo ir por más, pero esta vez el riesgo fue mucho mayor que las horas de sueño y tiempo en familia. 

En 2012 dejé mi trabajo y decidí fundar mi primera empresa. 

Me di cuenta que el mundo digital iba en auge, y tenía unas ganas inmensas de sacarle provecho. Para mí, era nuevo. Presentaba un riesgo, porque para la fecha el e-commerce estaba todavía en pañales. 

Aún así, decidí adentrarme en la aventura. Con mis ahorros, y el de mi mejor amigo en aquel entonces, comenzamos a desarrollar el proyecto. Comenzamos con muchas expectativas. Por mi mente pasaba “Isrrael Molina desarrolla un e-commerce con récord en ventas” mi sueño era grande. 

Pero como todo emprendimiento, mi camino estuvo lleno de altos y bajos. Nos encontramos con muchos obstáculos, pero seguía apostando por el proyecto y financiandolo con mis ahorros. 

Finalmente, de tanto darle larga, tuvimos que darle de baja al proyecto. Y con mucho dolor, me di cuenta de que para emprender tener un sueño no es suficiente, requiere de mejorar y aumentar tus habilidades y conocimiento, de una estrategia clara, y de un plan de ejecución concreto. 

Fue muy duro. 

Me di unos meses, para recuperarme del golpe (financieramente) así, que volví a dar asesorías. En una de tantas, me encontré con un amigo de infancia que recién emigraba a Chile, y solicitaba que lo asesorara, y mientras me contaba de su idea y cómo quería llevar su proyecto pensé: “Esto ya lo he escuchado antes”.. ¡Claro! su caso era parecido para no decir idéntico a mi reciente falla. 

Así que con mi experiencia propia decidí asesorarlo, y es ahí cuando se vuelve a encender el bombillo en mi cabeza. 

¿Por qué no brindar asesorías completas a emprendedores? Así que, funde Magenta IT. Empresa consultora de sistemas. 

Por 5 años me dediqué a ayudar a emprendedores a que no atravesaran lo mismo que yo. Los asesoraba viendo con detalle cada aspecto de su negocio. 

La calidad de nuestras asesorías 360º nos permitieron tener la oportunidad de asesorar a muchos negocios, tuvimos proyectos increíbles y ahí NUEVAMENTE se me ocurre una idea.

Cuando tuve mi primer emprendimiento, me hubiese gustado ser asesorado y además tener la posibilidad de aprender y aumentar mis habilidades paralelamente. 

Y es allí cuando vendo mi primer curso. 2017 fue el año en el que decido educar porque el conocimiento y la experiencia es mejor compartido, y era una oportunidad para mis clientes y futuros clientes. 

Así que armé mi línea de cursos: Cursos de SAP. 

Aquí, ya no iba a cometer los mismos errores, así que plantee mi estrategia de venta online, para que esta pudiera llegar a todas estas personas que lo necesitaran.

En vez de invertir en oficina y equipo, como el caso anterior, decidí comenzar con mi crecimiento personal, en aprender nuevas habilidades para sacar lo mejor de esta nueva idea que tenía. 

Me preparé con Vilma Nuñez, Jurgen Klaric, Carlos Muñoz, y en mi última certificación

volví recargado de muchas ideas. 

Al llegar a Chile, comienzo a poner en práctica mis conocimientos, posicionando mi marca, y mis cursos. Hoy en día me da muchísimo orgullo decir que he formado más de 3000 profesionales.

Me di cuenta de la importancia de invertir en tu crecimiento profesional, de asesorarte y planificarte.

Así que con el crecimiento del mundo digital, y de lo imprescindible que se ha convertido doy un paso más y asesoró a los negocios para que puedan sacar el mejor provecho de sus canales digitales. 

Pero antes de, estudiar muy bien el mercado y las necesidades. Me di cuenta que de nada vale tener una presencia en el mundo digital, si en el mundo real tu negocio no camina, sus procesos están obsoletos, o sencillamente no existe offline. 

¿Qué harías si mañana instagram deja de existir? o Juzgan Facebook y dejan de existir los ads ¿Estás preparado?

Pues de eso se trata Molina Digital, de poder asesorar negocios desde el punto 0 al 100 y que cada emprendedor pueda aprender en el proceso con cursos adaptados a su estilo de vida. 

Mi deseo es poder acompañar emprendimientos en cada paso, apoyándolos desde mi conocimiento y que puedan aprender desde mi experiencia. 

Todo lo que he vivido me ha demostrado que fallar es parte del proceso. El fallar y hacerlo mal, me trajo hasta acá, hasta este preciso momento, en el que mi error me hizo ayudar a miles de emprendedores.

Errar es aprender. 

Estoy más que seguro de que el mundo es de los emprendedores. ¿Qué esperas para convertirte en uno?

Empréndete y ¡Démosle! que los sueños no esperan, y los negocios mucho menos.